Consumo de agua en gatos

Consumo de agua en gatos

El consumo de agua en gatos depende de varios factores. La ingesta hídrica aumentará en respuesta a cualquier cambio que cause un aumento en las pérdidas hídricas del cuerpo, como ser un aumento de la temperatura ambiental o corporal, un aumento de la actividad física, cambios en la capacidad renal de concentración de la orina o en el inicio de la lactación. Además la cantidad de agua presente en el alimento puede alterar de forma significativa el consumo voluntario de agua.

Los gatos como los perros consumen agua para compensar las pérdidas hídricas, que ocurren de diferentes maneras:

  • La salivación y las pérdidas respiratorias no son pérdidas muy importantes. Cuando la temperatura es de 31°C, el jadeo induce una pérdida de agua de menos de 40 ml por día.
  • La cantidad de agua eliminada por las heces depende de la naturaleza del alimento y de su digestibilidad, cuanto más digestible es, menos pérdida de agua se produce.
  • La mayor perdida de agua se produce por la orina. Con un alimento seco, cerca de la mitad del agua consumida se elimina por esta vía, 2/3 en el caso del alimento húmedo. Debido a sus hábitos desérticos, el gato es un pequeño consumidor de agua. El es capaz de concentrar mucho la orina. Pero si la concentración de orina es muy alto corre el riesgo de la precipitación de cristales y formación de cálculos urinarios. Por tanto, el gato debe ser estimulado a consumir agua.

El gato es muy sensible a la limpieza y el sabor del agua. Para estimular el consumo hídrico, se aconseja dejarle libre acceso al agua, en un recipiente de vidrio o de cerámica y cambiarla dos veces por día. La temperatura ideal el agua para gatos está entre los 5 y los 18°C.

 

Artículo anterior Tips para incorporar un nuevo cachorro en nuestro hogar
Artículo siguiente Dietas Grain Free e Ingredientes Funcionales